Julia Holter

  • Conciertos
  • Información
  • Playlist
  • Seguidores

Información

La californiana ofrecerá dos conciertos a finales de julio (el día 24 en el Teatro Lara de Madrid y el 25 en el festival La Mar de Músicas de Cartagena), una visita que nos la trae ya convertida en uno de los iconos más cautivadores del indie actual, tras un 2012 que significó para ella un auténtico veni, vidi, vice y la proyectó del underground a la fama. Todo ello, gracias al impacto de dos álbumes llenos de embrujo y separados escasamente por algo más de medio año. Recapitulemos: Julia salió del anonimato con su disco de debut, “Tragedy”, de agosto de 2011, que puso algunos focos selectos sobre su nombre y lo proyectó más allá del coto de los connoisseurs; luego publicó el siguiente, “Ekstasis”, muy poco después, en marzo de 2012, logrando ya, con este sí, la eclosión popular. Cuando la mayoría de los fans que la habían descubierto con su segundo trabajo buscaron el primero en vinilo se llevaron un buen chasco: nada más se habían planchado 800 unidades, en el minúsculo sello de Los Ángeles Leaving Records. Su fichaje por el sello Domino a finales del año pasado ha traído la solución al problema: “Tragedy”, su obra más experimental hasta el momento, se reeditará en vinilo el 20 de mayo. Un compendio de vanguardia y tacto pop en una obra conceptual inspirada en el “Hipólito” de Eurípides. A esto hay que añadir que en diciembre Domino ya reeditó “Ekstasis”, y que además lo hizo coincidir con un flamante 12” (solo 250 copias) que incluía varias versiones de su canción “Goddess Eyes”. Una puesta en escena que solo ha hecho que aumentar la relevancia de Holter en el escaparate musical y calentar el ambiente de cara a su tercer disco, que se encuentra preparando desde hace meses y cuya publicación está prevista para este año. Tanta es la expectación que su nombre, al margen de ser relacionado con otros de su generación, como Zola Jesus o Grouper (o incluso, por la importancia de la voz en su obra, a Julianna Barwick), se conecta con aquellos del sello 4AD de mediados de los 80, caso de Laurie Anderson o Meredith Monk, que ya son palabras mayores. Holter no es solo pop contemporáneo, sino que además es del mejor.